hola, si estás aquí ahora mismo es porque ...

... quieres saber Si Soy Yo Quien Al Fin Te Va Ayudar A Sentirte Plena, Realizada, En Paz Y Completamente Feliz.

necesitas saber Si realmente Conmigo Lograrás Ser Abundante en todos los sentidos de una vez por todas.

Pues déjame decirte que solamente lo sabrás si conectas conmigo y con mi energía.

Mis palabras sobran, lo que pienses de mí ahora mismo tampoco importa, … únicamente debes hacerle caso a tu corazón.

Si lo que te digo justo aquí debajo te deja indiferente, quizás es que no hemos conectado. Pero si remueve algo dentro de ti entonces es que empezamos a vibrar con la misma energía. 

un día ME PERMITÍ sENTIR LO QUE ME APETECÍA HACER y ...

... Mi Camino Se Fue Creando Delante De Mí Mientras Lo Iba Andando

Si alzaba la mirada a lo lejos parecía que se terminaba pero si miraba solo delante de mí, el sendero era claro y muy evidente. Las cosas se han ido dando cuando debían, y a su debido tiempo.

Y aunque el camino no fue fácil, ahora sé muy bien cómo hacer que otras mujeres se sientan tan abundantes como se merecen.

No me preguntes cómo sucede ese cambio exactamente, porque en ocasiones ni yo misma soy consciente de ello.

Muchas veces sucede de forma energética e inconsciente.

Es algo que me sale de forma natural porque forma parte de mi ser, de mi esencia y de quien yo soy.

La mujer que entra en contacto conmigo, de un modo u otro, conecta con mi energía de forma inconsciente y la ayuda a sanar su escasez y a sentirse abundante.

Y toda este proceso he logrado adaptarlo en cursos con mi apoyo personal, para satisfacer la parte racional que todas tenemos.

Una chica me dijo no hace mucho:

«Isabel, yo he confiado en ti un instante y tú has hecho que yo confíe en mí para toda la vida. Y ahora sé que cuando tú confías en ti, no hay miedo, no hay escasez. Y este cambio no hay precio con qué valorarlo.«

Ahora puedes seguir con tu vida y con lo que estabas haciendo para intentar cambiarla, o conocerme un poco más para entender cómo logro esta conexión con las mujeres.

Empezaré diciéndote …

... lo que hice para sentirme abundante cuando VIVía EN LA MÁS COMPLETA ESCASEZ

Mi abuela Nunca me daba 2

Desde siempre he estado rodeada de un ambiente de escasez en todos los sentidos en mi entorno familiar.

Cuando era pequeña vivíamos todos en casa con mi abuela.

Una vez me dijo “no te pongas 2 cucharadas de ColaCao en la leche porque se va a acabar”. Y claro yo le contesté “yaya, pero en el supermercado venden más”. A lo que ella me replicó “ya lo sé, pero es que no vamos a comprar más”.

Y aunque luego al final venía mi madre y compraba más siempre tenía esa sensación en mi interior de carencia.

Pensaba «no puedo comer lo que quiero, no puedo gastar dinero en lo que quiero, no puedo hacer nada de lo que quiero».

Era escasez absoluta.

Incluso en cosas tan básicas como la comida o la calefacción. Imagínate que tenía que estudiar con la chaqueta puesta, guantes e incluso gorro para no helarme de frío porque no era necesario tener nada de calefacción para «no malgastar.»

Y sé que mis padres tenían dinero más que suficiente para comprar una estufa para la casa pero ellos solamente tenían la mentalidad de ahorrar, ahorrar y ahorrar.

Y el ahorro es escasez.

Ahora lo sé.

En lo que sí gastaron dinero fue en  pagar la universidad.

Mis padres consideraban que eso era importante ya que como ellos no habían podido estudiar querían que sus hijas sí lo hicieran. Lo demás no no importaba.

Y aunque vivía en la escasez más absoluta, interiormente sentía que merecía esas cosas que me negaban, sentía que debía ser abundante.

De algún modo y de forma natural me visualizaba en situaciones que sabía que merecía.

Yo me veía de forma natural viviendo con un chico en un piso en el centro de Valencia, yendo a los mejores restaurantes, viajando para descubrir el mundo, vistiendo ropa de las marcas que me gustaban  y … todas las cosas que en ese momento yo anhelaba y me negaban.

La vertiente de la rabia que Yo elegí y Tú No deberías

Hasta los 18 años, como no tenía coche no podía ni salir de mi pueblo y me resignaba a lo que era mi vida en ese momento.

Aceptaba de mala gana que eso era lo que había y me cargaba de rabia interior.

Rabia que tiene 2 vertientes, la que es positiva y te hace tomar acción, y …  la rabia vírica que lo que hace es que te cuentes muy mal tu historia y que vayas  generando dentro de ti un enfado monumental, que puede incluso costarte años de quitar, como a mí me pasó.

Verás …

Cuando al fin pude «escapar» de mi vida se abrió un mundo infinito y abundante delante de mí.

Con apenas la mayoría de edad cumplida me fui de casa y poco a poco el dinero empezó a llegar a mi vida. Tanto lo deseaba y buscaba que cada vez me llegaba más y más.

Hacía de todo … jugar en bolsa, revender entradas, compra venta de pisos y trabajos que me pudieran dar dinero rápido.

El dinero llegaba a mí muy fácilmente.

Y así seguí hasta los 32 y disfrutando de muchos lujos: comiendo en los mejores restaurantes, viviendo en el centro de Valencia en un pisazo, haciendo 3 viajes largos por año e incluso tenía un mercedes SLK descapotable.

El pack completo, no me faltaba de nada.

tu cuerpo es sabio y te dice lo que debes hacer

Y mi Vida Cambió Para Bien Y para siempre

Quien me iba a decir a mí que cuando lo tuviera todo me sentiría vacía y desgraciada.

En ese momento no lo entendía pero ahora todo tiene sentido. 

La sensación de abundancia interior tiene que ver con la gratitud y con contarte tu vida desde lo que sí ha sido posible, desde lo que sí te dieron.

En mi caso yo siempre me fijaba en lo que no me daban, es decir, en la escasez.

Y si pones el foco siempre en lo que no tienes, en lo que te falta en vez de en lo que sí tienes o lo que sí te han dado, por mucho que consigas lo que deseas gracias al dinero, siempre notarás que te falta algo, nunca estarás plenamente satisfecha.

Y eso era lo que me fallaba a mí, por eso cuando conseguí el dinero para hacer lo que yo quería no me satisfacía, no me llenaba y me sentía infeliz.

Estaba siempre pensando en lo que me faltaba y tenía una sensación constante de que necesitaba otras cosas.

Hasta que mi cuerpo no pudo más y me lo hizo saber.

Con 32 años enfermé con Síndrome Miofascial que es algo muy parecido a la fibromialgia.

Me dije: «yo no puedo estar así, la vida es algo más, seguro que me estoy perdiendo algo, algo estoy haciendo mal para estar tan enferma con solo 32 años.»

Ahí cogí las riendas de mi vida. Antes nada más que hacía que echar balones fuera y culpar al mundo de todo.

Y decidí seguir el camino de mi corazón.

Yo soy una persona mental, y cuando eres así y te habla tu intuición o tus guías interiores lo que haces es ponerle mente y entonces comienzan las dudas, empiezas a comerte la cabeza y a tener pensamientos negativos y en ese momento dejas de confiar en eso que estás sintiendo.

Esta vez no le hice caso a mi mente y dejé mi trabajo, a mi pareja, la ciudad dónde vivía ciudad y me fui.

Dejé atrás los miedos por el que dirán y decidí escuchar a mi corazón por una vez en la vida.

cuando tu mente hace clic ya no hay vuelta atrás

El universo confabula a tu favor si lo que haces nace de tu corazón

Cuando me instalé en Logroño conocí el coaching, el yoga, la meditación, las terapias alternativas, y …

… comencé a conocer a gente que me ayudó a abrir los ojos de verdad.

Me di cuenta que era yo la que no tomaba decisiones, que erea yo la que hacía lo que querían los demás en vez de lo que a mí me apetecía.

Y aquello cambió mi vida porque entendí que yo podía cambiar mi realidad. Y eso fue un clic enorme en mi cabeza.

Me hizo despertar.

Comencé a sentirme feliz y experimenté por fin la paz interior.

Decidí que tenía que transmitir todo eso que a mí tanto me había ayudado.

Mi alma me decía que debía ayudar a todas las mujeres que pudiera para que se dieran cuenta que tenían el poder de despertar y de sentirse felices y realizadas.

Que todo el tiempo en el que no habían podido expresarse ni hacer lo que quisieran podía quedar atrás.

Era el momento de sentirse al fin plenas y en paz.

Y así comencé con un centro a pie de calle y después me pasé al mundo online.

Y la vida y las circunstancias me han ido mostrando el camino.

Un día una chica me dijo: me has ayudado a encontrarme, a sentirme abundante, ahora entiendo qué es la verdadera abundancia, que hasta ahora yo pensaba que era dinero”.

Y yo ni siquiera estaba tratando de ayudarla con su sentimiento de escasez.

Pero me salía de forma natural.

Sin darme yo cuenta.

Supongo que mi niñez de escasez y mi vida paralela interior abundante crearon en mí esta energía.

ser madre te da un poder sobrenatural

las mujeres se han ido acercando a mí Atraídas por Mi energía

Ayudando a las mujeres decidí ser madre y creo que aún potenció más mi energía con la abundancia.

Ser madre te hacer ser y sentirte poderosa.

Desde entonces me he dado cuenta que la mujer que entra en contacto conmigo, de alguna forma u otra, mi energía de forma inconsciente la ayuda a sanar su escasez.

Y las mujeres se han ido acercado a mí, supongo que atraídas por mi energía.

Todo ha sido muy natural.

Todo ha fluido como debía ser.

Y yo no he sido consciente hasta ahora que esa forma natural mía de afrontar la escasez en mi vida ha sido en realidad mi camino hasta mi despertar espiritual.

Ahora tengo la certeza de que yo puedo ayudar desde lo que ya soy, desde la abundancia que ya está desde dentro de mí porque ya la tenía incorporada al formar parte de vidas pasadas mías.

Y lo sé porque aunque vivía en escasez y sentía rabia interior por ello, era capaz de visualizarme abundante y de sentirme así, sin haberlo vivido si quiera.

Mi misión es ayudar a las mujeres a hacer el cambio que necesitan en esta nueva era de acuario

Era-de-Acuario-11

En esta nueva era que acabamos de entrar creo con total firmeza que las mujeres debemos reclamar lo que por derecho nos pertenece.

Debemos equilibrar la energía masculina con la femenina.

Nos han tenido apartadas de las finanzas desde siempre y eso debe cambiar.

Desda ya mismo.

Tienes que abrirte a la abundancia del universo para recibir el dinero que estás deseando y así poder hacer aquellas cosas que realmente anhelas.

De esta manera no serás dependiente económicamente de tu parejas o de quien sea.

Y así dejarás de sentirse frustrada, culpable o que no eres merecedora de gastarse el dinero en lo que quieras.

Voy ayudarte a dejar de sentirte relegada en la sociedad al papel de madre que sientes que ni si quiera está valorado.

Aunque en la realidad es de los más importantes que existen porque cambiamos el mundo al dar a luz.

Si no lo haces, si no conectas con tu abundancia interior, no podrás conectar con el disfrute de la vida, contigo misma, con la vida, con el momento y con la conexión plena de todo lo que te rodea. No tendrás sensación de plenitud y de una paz interior enorme.

Vas a estar en tu mente con el sufrimiento, con pensamientos obsesivos y dañinos, en la culpa y con el no merecimiento.

No sabrás poner límites a los demás y te seguirás dejando invadir tu espacio.

Llevarás una vida de sufrimiento al no sentirte realizada ni plena.

Quizás estas palabras de una mujer a la que ayudé te hagan entender a lo que me refiero:

«Cuando llegas a conocerte completamente y eres capaz de aceptar todo tu mundo interior y todo el que te rodea, en ese momento es cuando llegas a sentirte realmente colmada y aliviada, … es como cuando sueltas con una exhalación un ¡UUUFFFF! liberador que te descarga de toda culpa.»

Ir arriba